martes, 10 de enero de 2012

La Cueva de las Manos: Un lugar para conocer y proteger.


Afortunadamente, en nuestro país comienza a reconocerse el valor del patrimonio natural y cultural, y las posibilidades que abre para ese turismo que busca conocer en profundidad la historia de los lugares que visita.
Ocurre que, a fines de 2007, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) otorgó un subsidio de Cooperación Abierta Permanente (CAP) al proyecto Conservación y Gestión Sostenible del Patrimonio Cultural. Cueva de las Manos: 10.000 años de historia en la Patagonia, radicado en el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (Inapl), de la Secretaría de Cultura de la Nación.
Gracias al subsidio otorgado, se ha podido realizar un conjunto de obras de infraestructura social básicas para brindar al sitio arqueológico Cueva de las Manos, declarado patrimonio cultural de la Humanidad por la Unesco, las instalaciones necesarias para el turismo y protección del lugar y, al mismo tiempo, dar el puntapié inicial para la construcción del Museo Arqueológico y Paleontológico Carlos J. Gradin, que desde hace años estaba gestando la asociación Identidad en la localidad de Perito Moreno, en Santa Cruz. Se trata de un espacio esencial para la transmisión del conocimiento de las investigaciones científicas realizadas en el área del río Pinturas y para la sensibilización de la comunidad sobre la necesidad de su preservación.
La declaración del sitio como Patrimonio de la Humanidad produjo un mayor flujo de turistas, lo que provocó la necesidad de contar con un espacio que no sólo ofreciera un servicio de información que hiciera comprensible el trabajo de los investigadores, sino que organizara los espacios de circulación y permitiera una mejor accesibilidad física al área. Con esa finalidad se ha puesto en marcha un nuevo Centro de Interpretación junto al bellísimo cañón del río Pinturas, que muestra a los visitantes detalles de la flora y fauna de la zona, de los primeros viajeros que llegaron a este lugar y de las investigaciones arqueológicas realizadas. La creación de este centro en el sitio representa un aporte sustancial, ya que brinda información completa acerca del lugar, con contenidos que abarcan desde las primeras exploraciones y las investigaciones arqueológicas hasta la importancia de la protección del patrimonio natural y cultural en el siglo XXI.
La donación permitió también desarrollar enteramente el manual En tus manos? Cueva de las Manos, que permite a los niños un acercamiento a ese sitio y a esa riqueza patrimonial única.
Si bien la tarea del arqueólogo está esencialmente referida al pasado y nos abre al conocimiento de quiénes fueron los pobladores del ayer, las tareas realizadas en la Cueva de las Manos no sólo representan un puente hacia esos años remotos, sino que nos permiten entender quiénes somos nosotros hoy.

Fuente: La Nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada