lunes, 26 de marzo de 2012

Turismo de pobreza: ¿educación o voyeurismo?

Por Gonzalo Fanjul.-


La literatura, el cine y la televisión nos han familiarizado con realidades que hasta ahora parecían inaccesibles, pero que hoy están al alcance de cualquier viajero medio. Paquetes turísticos de precio moderado permiten a millones de personas desplazarse a países en desarrollo de África, Asia y América Latina. En ocasiones, estos turistas quieren ir un par de pasos más allá de la ruta monumental. Una visita a Kenia, Brasil o India puede permitirnos conocer ‘in situ’ escenarios que hemos visto decenas de veces en películas como El jardinero fiel (barriada de Kibera), Ciudad de Dios (favelas) o Slumdog Millionaire (suburbios de Bombay). Es lo que se conoce como ‘Turismo de pobreza’.
“¿Educativo y filantrópico, o voyeurista y explotador?”, se preguntaba recientemente un artículo de BBC Travel. Las numerosas compañías y organizaciones que han incorporado esta posibilidad en sus paquetes turísticos defienden el valor económico y personal de las visitas. Para familias cuyos ingresos semanales son equivalentes al valor del menú que consumirá cada turista esa misma noche, la posibilidad de embolsarse un ingreso extra mostrando el patio de su casa supone una rara oportunidad. Desde el punto de vista del visitante, la experiencia de pisar brevemente un terreno que hasta ahora solo había visto en los folletos de su ONG local puede ayudar a desmontar algunos mitos sobre estos lugares.

Aprendiendo a hacer alfombras en Etiopía. Foto: Tourism Concern. 
Como señalaba a la BBC Marcelo Armstrong, fundador del Favela Tour en 1992: “Las favelas son mucho más que un lugar pobre en el que vive gente pobre. Desde luego, es un lugar con muchos problemas sociales, pero también muy representativo de nuestra sociedad y nuestra cultura”. Como Armstrong, otros muchos emprendedores sociales se han atrevido a ofrecer estas ‘ventanas’ a la realidad en la que vive medio mundo y que a menudo tiene muy poco que ver con los entornos más turísticos de estos países.
Pero los riesgos son evidentes. Nadie garantiza que el precio de estos particulares tours vaya a acabar en las manos de las comunidades a las que se visita. Y lo que es peor, existe el riesgo de caer en una especie de ‘pornografía social’ en la que los habitantes de una barriada latinoamericana o de una aldea paupérrima de África sean observados y fotografiados como elefantes en un zoológico. La ONG británica  Tourism Concern, informa a través de su página de las condiciones que permiten a un turista viajar a países pobres sin pisotear la dignidad de sus habitantes. Entre ellas, elegir muy bien el tour-operador y evitar los ‘viajes de culpabilidad’, en los que los turistas son sometidos a un aldabonazo emocional sin conocer todo lo que las comunidades están haciendo para escapar de la pobreza.
Kibera Tours y Reality Tours and Travel ofrecen visitas a las barriadas de Kenia y a la "India real". La catalana Rikitikitavi desarrolla actividades de “turismo solidario” en destinos tan diversos como Nepal, Uganda o Etiopía. Países como Costa Rica han establecido importantes redes de Turismo Rural Comunitario en las que la ética, la ecología y la diversión parecen haber encontrado un punto en común. Incluso existe la posibilidad de realizar experiencias breves de voluntariado a través de campos solidarios como los que organiza la ONG española Setem.
Son solo una muestra. Cualquier viajero responsable tiene hoy a su alcance la información y la infraestructura que necesita para planificar un ‘turismo de pobreza’ que le ayude a entender mejor el mundo en el que vive. No hay nada insultante en acercarse con respeto a unas comunidades que, a partir de ese momento, podrían jugar en nuestras vidas un papel mucho más relevante del que han tenido hasta ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada