domingo, 23 de junio de 2013

Revisiones bibliográficas sobre Cambio Climático, Equidad de Género, Desarrollo y Turismo Sostenible.

Por Silvina Miguenz.-


INTRODUCCIÓN

El turismo y el cambio climático presentan sin duda una relación compleja donde son víctima y victimario uno de otro. La incidencia negativa que la actividad turística genera sobre el clima ha hecho necesaria la aplicación de medidas tendientes a configurar un modelo de desarrollo cimentado en los principios de la sostenibilidad que permitan minimizar la contribución del turismo al cambio climático.
Actualmente contamos con gran diversidad de bibliografía, investigaciones y estudios que demuestran el modo en que el turismo sostenible puede afrontar el reto del cambio climático, sin embargo hay temáticas que no son desarrolladas en profundidad y merecen especial atención en pos de un desarrollo sostenible integral como lo es por ejemplo la relación entre el turismo, el cambio climático y la desigualdad de género. 
Por lo expuesto la presente investigación priorizó la búsqueda de dos referencias bibliográficas que si bien muestran la relación que existe entre el desarrollo sostenible, el cambio climático y el turismo sostenible, al mismo tiempo intentan crear valor profundizando cómo el turismo sostenible puede hacer frente a las dificultades del cambio climático, revalorizando el rol de la mujer.

DESARROLLO

  • Referencia 1: Artículo de Revista Electrónica: Kenneth K. Odero (2010, Marzo 23). Género y turismo en el contexto del cambio climático: instantáneas de Kenya, Revista Pueblos, 1, 40-43. Extraído el 12 de junio, 2013 de http://www.revistapueblos.org/old/spip.php?article1842

El presente artículo muestra una realidad compleja cuando se conjuga el cambio climático, con la desigualdad de género y el turismo. Si bien no menciona textualmente el término “sostenible” aplicado al turismo y al desarrollo, sí lo deja implícito en las nociones de desarrollo humano y turismo responsable a las que hace alusión. Pone énfasis en que “mientras los impactos del cambio climático variarán espacial y temporalmente, las vulnerabilidades, que están socialmente definidas y genéricamente determinadas, sugieren que esos impactos relacionados con el cambio climático (y la adaptación) tenderán a ser complejos y altamente localizados (Odero, K. 2010)”.

Mujer trabaja en una plantación de guisantes en Molo, Kenya.
Extraída de  Efeagro.com, http://www.efeagro.com/multimedia/la-fao-asegura-que-la-seguridad-alimentaria-pasa-por-la-igualdad-de-genero/12-1230403-2961218.html (Consultada el día 23/06/2013)

Resumen:
Kenya es un país que presenta gran cantidad de zonas y hábitats naturales poseedores de una rica diversidad biológica que han motivado el desarrollo del turismo masivo derivando en importantes consecuencias económicas y socioculturales. Sumado a este hecho, hace ya unos años, la comunidad y el entorno medioambiental local son víctimas del cambio climático, el cuál asimismo denota ciertas desigualdades de género en relación al modo en el que impacta en ambos sexos (mujeres y hombres/ niños y niñas). Por lo expuesto, el autor plantea que “las políticas para el cambio climático que tengan la intención de proteger sectores estratégicos con relaciones clave con el turismo (como el agua, los alimentos, las infraestructuras, la salud, etc) deben ser guiadas según una perspectiva de género (Odero, K., 2010)”.
El artículo indica algunas de las consecuencias que el cambio climático puede generar en el país afectando especialmente a las mujeres. A modo de ejemplo posibles incrementos en el nivel del mar en el área costera norte y sur kenyana, ocasionaría efectos devastadores sobre la productividad y la biodiversidad de la zona y los ecosistemas marinos, así como también impactos sobre las fuentes de agua, limitando el desarrollo y sustento de miles de mujeres que se dedican a la agricultura, el comercio o el turismo. 
Por otra parte, en lo que respecta a los ecosistemas costeros y marinos de Kenya, los arrecifes de coral se ven amenazados a razón del cambio climático y diversas actividades humanas (como los cambios en el uso de las tierras costeras, la polución y el turismo). Vale destacar que los arrecifes de coral no sólo presentan importancia por ser patrimonio natural sino también en tanto hábitats de importancia crítica para la pesca y la biodiversidad marina, por lo que su vulnerabilidad podría derivar en el declive en la actividad pesquera local. La repercusión negativa sobre esta actividad económica principal probablemente afectará en mayor medida a las mujeres dado que presentan menores alternativas que los hombres a migrar en búsqueda de mejores oportunidades económicas.
En lo que respecta a las zonas áridas y semiáridas del país, son áreas propensas a padecer problemas de sequía con las consecuencias que ello implica sobre la ganadería que en líneas generales está en manos de mujeres indígenas. Al respecto, “ciertas evidencias parecen sugerir que la devastación sufrida por el ganado debido a la persistente sequía está teniendo un impacto serio en las mujeres y los niños kenyanos (Odero, K., 2010)”.
Vale destacar que si bien Kenya se encuentra potenciando el turismo responsable priorizando el cuidado de los recursos, todas las predicciones indican que los futuros cambios en el clima agudizarán los riesgos y vulnerabilidades, magnificando los actuales patrones de la desigualdad de género existentes en el país. Por lo expuesto, el autor pone énfasis “en ampliar y profundizar la comprensión acerca de las consecuencias de los impactos del cambio climático en la industria del turismo, con una especificidad de género (Odero, K., 2010)” y que “las políticas, planes y procesos deben integrar los derechos de género mientras detectan los problemas que afrontan las mujeres a la hora de enfrentarse a los cambios y la variabilidad del clima en un contexto más amplio de desigualdades sociales, culturales y económicas que superan el espacio del turismo (Odero, K. 2010). 

  • Referencia 2: Artículo de Medio Digital: El Cronista Digital. (2013, Mayo 30). Casita solar de Totogalpa cautiva a visitantes. Extraído el día 15 de junio, 2013 de: http://elcronistadigital.com/?p=18553

El presente artículo informa sobre un caso de proyecto de turismo sostenible implementado por un grupo de mujeres del municipio de Totogalpa, ubicado al norte de Nicaragua, caracterizado por el uso de energía limpia como ejemplo de práctica que contribuye a la mitigación del cambio climático.

Mujer trabajando con horno de energía solar.
Extraído de El Digital, http://elcronistadigital.com/?p=18553
(Consultada el día 30 de Mayo de 2013)
Resumen:
En los últimos años se ha registrado un aumento en la demanda de viajeros interesados en el turismo sostenible, incluso las tendencias y políticas ambientales asociadas a la mitigación del cambio climático y la reducción de gases de efecto invernadero han contribuido a que el sector se vuelva más sensible a cuestiones medioambientales.
El artículo presenta el caso del municipio de Totogalpa, ubicado al norte de Nicaragua, donde un grupo de mujeres organizadas en una cooperativa ha llevado a cabo una iniciativa de turismo sostenible que ha captado la atención de los visitantes. La iniciativa se trata de un restaurante solar que ofrece como distintivo diferentes platos locales, cocinados a partir de la energía solar en cocinas solares que alcanzan los 150 grados, y bebidas refrigeradas a partir de energía fotovoltaica. Lo interesante del emprendimiento, además de lo expuesto, es que son las mismas mujeres las que fabrican las cocinas solares.
Este emprendimiento no sólo ha captado la atención de los visitantes sino también de investigadores ávidos de conocer cómo se pueden aplicar nuevas fuentes de energía para mejorar la calidad de vida de las comunidades.
Iniciativas similares se registran en Costa Rica, donde por ejemplo la Cámara Nacional de Ecoturismo y Turismo Sostenible  (Canaeco), “ofrecerá a las empresas interesadas herramientas, recursos y facilidades financieras para bajar los niveles de emisión de sus actividades, hacia la emisión de carbono neutral (El Cronista Digital, 2013).
Otro ejemplo que menciona el artículo es la iniciativa de la Fundación Programa Andes Tropicales que impulsó el uso de paneles solares para mejorar los servicios turísticos en algunas aldeas del estado de Mérida. Al respecto, una de las aldeas,  Coromoto de Canagua, se encuentra dentro del proyecto turístico “Rutas del Sur”, integrado por diferentes comunidades que se han organizado en emprendimientos turísticos a lo largo de esta zona rural de los andes venezolanos y bajo los principios de turismo sostenible. A modo de ejemplo, “la tecnología solar fotovoltaica se ha podido instalar en posadas como “La Hortensia”, donde desde el año pasado cuentan con un calentador solar que además de reducir el costo energético, ha favorecido la prestación del servicio para los visitantes (El Cronista Digital, 2013)”.
Finalmente el artículo destaca que este tipo de iniciativas no sólo permiten concientizar a los visitantes de un modo de vida más sostenible y reducir las emisiones del turismo, sino que deben ser un ejemplo a seguir por las empresas turísticas en la implantación de las energías limpias.


CONCLUSIÓN

Siendo el tercero de los Objetivos de Desarrollo del Mileno (ODM) “Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer”, es esencial analizar en qué medida el turismo puede contribuir a alcanzarlo. Si bien son conocidas las razones por las cuáles el sector contribuye a la equidad de género, en el contexto del cambio climático la relación se complejiza, limitando el desarrollo sostenible.
Según el Informe sobre del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), “el cambio climático puede ampliar los modelos de desventaja de género” en tanto que las mujeres son más vulnerables a las consecuencias negativas de la problemática dado que por un lado tienen menos acceso que los hombres a los recursos que mejorarían su capacidad de adaptarse al cambio  climático (por ejemplo, a la tierra, al crédito, a los insumos agrícolas, a los organismos encargados de la toma de decisiones, a la tecnología y a los servicios de capacitación) y por el otro, suelen trabajar en el sector informal y en pequeñas empresas, sin capital y sin acceso ni al crédito ni a información, resultándoles ardua una recuperación ante los desastres ecológicos[1].
Por lo expuesto, si pensamos en cómo el turismo sostenible puede contribuir a la equidad de género en el contexto del cambio climático se deben abordar previamente cuáles son las condiciones en las que viven esas mujeres para así determinar cómo poder incluirlas con equidad en un modelo de desarrollo turístico cimentado en los principios de la sostenibilidad.
A modo de ejemplo, en África las mujeres representan entre el 70% y el 80% de los trabajadores del sector agrícola, siendo las primeras afectadas y las que más dificultades presentan para encontrar un empleo[2]. Al respecto, la primera de las referencias compartidas en esta investigación, pone de manifiesto esta problemática en el caso particular de Kenya donde el grado de desigualdad de género al que están expuestas somete a las mujeres a una gran vulnerabilidad frente al cambio climático.
Esta situación, debe estimular a que el sector promueva y fortalezca iniciativas como la citada en la segunda referencia sobre el caso del grupo de mujeres del municipio de Totogalpa en Nicaragua, donde se revaloriza su rol a partir de prácticas turísticas sostenibles que contribuyen a mitigar el cambio climático.
El turismo será sostenible en el contexto del cambio climático, no sólo a través del compromiso de reducir o mitigar su huella de carbono, sino también cuando comprenda el abordaje de cuestiones sociales complejas que derivan asimismo de las consecuencias del cambio climático, como lo es la pobreza y la desigualdad de género.
La ganadora del Premio Nobel de la Paz del año 2004, Wangari Maathai de Kenya planteaba “Es poco probable que haya equidad en lo tocante al clima si no hay equidad en  cuestiones de género (Wangari Maathai)”, frase que debe ser inspiradora para redefinir el rol del turismo en el contexto del cambio climático con especial hincapié en las cuestiones de género, contribuyendo así no sólo al desarrollo sostenible turístico sino también humano.



[1] OIT. “Empleos verdes: ¡Mejoremos el clima para la igualdad de género también!”. Ginebra: Autor.
[2] Ibidem.


BIBLIOGRAFÍA

• Kenneth K. Odero (2010, Marzo 23). Género y turismo en el contexto del cambio climático: instantáneas de Kenya, Revista Pueblos, 1, 40-43. Extraído el 12 de junio, 2013 de http://www.revistapueblos.org/old/spip.php?article1842
• El Cronista Digital. (2013, Mayo 30). Casita solar de Totogalpa cautiva a visitantes. Extraído el día 15 de junio, 2013 de: http://elcronistadigital.com/?p=18553
• Naciones Unidad, http://www.un.org/es/millenniumgoals/ [Consultada el día 15 de junio de 2013].
• OIT. “Empleos verdes: ¡Mejoremos el clima para la igualdad de género también!”. Ginebra: Autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada